Simon Levy | Neonao – Comercio en el Océano Pacífico
2809
post-template-default,single,single-post,postid-2809,single-format-gallery,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Neonao – Comercio en el Océano Pacífico

Neonao – Comercio en el Océano Pacífico

Una trama de cinco juegos de cartas escritas a su mujer ya un hijo que no conoce, narran la historia de Miguel de Loarca un soldado español bajo las órdenes del Rey Felipe II, que se traslada de Toledo a la Nueva España en 1561 para formar parte de la conquista de las Filipinas y de la ansiada ruta directa por el pacífico entre Asia y América.

Monólogos de silencios se vuelven el diálogo con recuerdos que reviven experiencias para seguir vivo y no desfallecer durante el primer viaje de la Nao de China.

El Océano Pacífico, -en ese tiempo inconquistable- se va describiendo en el imaginario del lector, cuando  aventuras llenas de misterio por un afán del descubrimiento comienza en la Ciudad de México, pasando por Barra de Navidad y el mágico Mar de Cortés para luego perderse en aguas abismales que recrean  imágenes que pausan en la memoria, instantes nunca antes descritos de la época medieval.

Despertar en la inmensidad del mar cuando parece que nunca habrá tierra a la cual arribar, noches llenas de desvelo que parecen interminables, hombres a punto de desfallecer sostenidos por la ilusión de la esperanza, leyendas ocultas de la historia,transforman la filosofía de un hombre que crea época y poesía para retratar esos sentimientos de un conquistador que no sucumbe ante las tempestades.

Mientras eso ocurre, un filipino de nombre Bayani, quien años atrás, fue testigo de la primera llegada de los españoles al archipiélago, va dando inéditas notas de la forma en que los nativos de las islas viven, descubriendo en medio de especiales aventuras los días de espera por el retorno de los europeos a esas tierras que cambiarían el curso de la historia.

Con la llegada del Galeón San Pedro a Filipinas convergen las vidas de Miguel de Loarca y Bayani, quien toma el nombre de Bartolomé el filipino; entonces se descubre la verdadera intención de los españoles, -la conquista de China-. Ambos, formarán un dueto que descubrirá cada una de las islas del archipiélago enfrentándose a batallas con indios, moros y otros nativos en la búsqueda de algún chino que les permita encontrar la ruta al impenetrable y místico imperio celeste.

El contacto con China, se torna posible cuando en la última de las islas conquistadas, aparece Xin Shi, enviado del Imperio Qing a observar a los sangleys, -los chinos que en aquel entonces residían en Filipinas- quien se siente atraído por la misión de Loarca y Bartolomé para emprender el camino al establecimiento de relaciones comerciales entre China y España.

La plata mexicana y la persecución a Limahong, -un pirata chino muy temido-, harán que españoles  toquen por vez primera, el territorio del imperio celeste, para construir en medio de misticismo y aventura el primer puente comercial, político y cultural con el establecimiento de la ruta de la Nao de China.

Un final inesperado de Loarca inspira en 2004 a un estudiante mexicano recién llegado de Beijing a la Ciudad de México, a emprender la reconquista del entendimiento e importancia de la Nao en la entrada del siglo XXI, -para muchos el siglo asiático- por lo que indagando, se encuentra con uno de los juegos de las cartas de Loarca en México, por lo cual años después viajará a Sevilla y Lisboa con la sorpresa que un estudiante chino y un brasileño arribarán al mismo destino por haber encontrado los otros juegos de cartas de Loarca.

Juntos, redescubrirán la importancia de México y América Latina con China y escribirán a través de diálogos y pensamientos en 2012, su visión de dicha relación para las futuras generaciones, de forma que la nueva nao, la neonao, rescriba el pasado para conquistar el futuro.

Más en la página de Neonao